El síndrome del “emprendedor Peter Pan”

El síndrome del

No sé tú, pero yo estoy empezando a estar un poco cansado de tanto premio, tanto postureo, tanto bombo, a proyectos de empresa, a emprendedores, que llevan muchos meses, incluso años, viviendo del cuento cuando, en realidad, no tienen más de 2 clientes, a los que, además, apenas les facturan un par de euros. Aspiraciones de soñadores que viven en un halo de fantasía mientras se mantienen con ayudas, subvenciones, premios o lo que puedan mendigar y durante todo el tiempo que puedan. Personas con ilusión, no lo dudo, pero que parece que tiene miedo a lanzarse a la piscina por si el agua está más fría de lo que están acostumbrados a soportar. O peor aún, por si, a pesar de tanto reconocimiento, demolab y otras gaitas, resulta que en realidad no saben nadar lo suficiente como para no ahogarse. Este tipo de perfiles creo que sufren de lo que llamo el “síndrome del emprendedor Peter Pan “.

Que fomentar un espíritu emprendedor en la sociedad es positivo, creo que no hace falta justificarlo. Que todos necesitamos apoyos en un momento dado, tampoco. Que ninguna persona nace aprendida, mucho menos. ¿Pues, dónde está el problema?…

El problema está en la perversión del sistema. Cuando el nido que nos ofrecen es tan calentito y nos da tanta seguridad que no queremos dar el salto y volar. Cuando se crean aceleradoras, incubadoras, parques tecnológicos (muchos gestionados como inmobiliarias)… fabricando proyectos que, la mayoría, mueren en el proceso o nada más enfrentarse al mundo real. Sin analizar de forma rigurosa y realista si la necesidad a cubrir se solucionaba con la construcción de ese edificio tan molón o había otras soluciones más sencillas y eficaces.

Cuando el nido que nos ofrecen es tan calentito y nos da tanta seguridad que no queremos dar el salto y volar

Los “emprendedores Peter Pan

Por supuesto, no son todos los que están ni están todos los que son, pero sí hay una mayoría ruidosa. Sí hay una gran cantidad de “emprendedores Peter Pan” que no quieren dar el salto. Emprendedores que han llegado a un punto en el que han perdido el sentido de su arranque inicial. Esos que alargan los plazos, estirando al máximo su tiempo en el nido. Esos que dedican más tiempo a asistir a eventos y a cursos que a buscar clientes. Esos que encadenan análisis, estudios, planes… con la excusa de que aún no están preparados.
Si después de años de análisis no estás preparado es que no lo estarás nunca. No pierdas más el tiempo.

Mientras…

Mientras, callados, en el cuarto de atrás, hay miles de micropymes y autónomos, partiéndose la espalda todos los días, sin horario, para ofrecer sus productos y servicios. En silencio, sin armar bulla, centrados en esforzarse diariamente para conseguir y mantener clientes a los que venderles sus productos y servicios. Sin más ayuda que el café de la madrugada y el apoyo de sus familias en forma, sobre todo, de aguantar las horas de ausencia en casa.

Para esos no hay premios, no hay fotos, no hay postureo. No tienen el glamour suficiente. Pero obtienen una recompensa mejor, fruto de su tesón y esfuerzo, que es el hecho de ver cómo su negocio sale adelante y ayuda a mantener a su familia. La recompensa del trabajo bien hecho.

Si emprender un proyecto es duro, mantenerlo lo es mucho más

Ojalá, algún día, alguien se dé cuenta de quiénes son los que merecen atención. Entienda quiénes están sacando las castañas del fuego. Comprenda a quiénes hay que apoyar también. Porque, si emprender un proyecto es duro, mantenerlo lo es mucho más.

Saludos,
Sergio

Créditos imagen: http://mickeymousepictures.com/

4 Responses to El síndrome del “emprendedor Peter Pan”

  1. carlosgoga says:

    Gracias por tu reflexión, Sergio. Tengo el sentir de que el Circo del Emprendimiento necesita cambiar para evolucionar. Mucho Peter Pan y mucho Príncipe Azul. http://carlosgoga.com/startwith_us-reescribir-el-cuento-del-principe-azul/

    • Gracias a ti, Carlos, por tu comentario.
      Cada vez está más claro que lo que no evoluciona muere, y la burbuja acabará por estallar. Confío y espero que no se lleve a demasiados por delante.
      Saludos

  2. franciscomesa says:

    Comparto la crítica. En la entrevista que le hice hace poco a Lavin Luis lo que destaqué fue la frase “emprendedor princesa”, pero…

    Siempre hay un pero, o más. Ciertamente hay que buscar clientes y vender. Es la parte menos “sexi” del emprendimiento que se fomenta en estos años. Veo carencias en la parte de ventas/comercial de los proyectos y es una pena. Probablemente se produce porque ahora se trabajan sobre startups, que no es lo mismo que empresas. Intento tener clara esa diferencia para usar la expresión correcta cuando realizo una exposición pública.

    De esos proyectos/startups hay unos cuantos que con los años se han convertido en empresas que tienen varios empleados/becarios. Y eso es positivo. Sin esos programas de apoyo al emprendimiento no se hubieran conseguido (ej: http://web.eldia.es/sociedad/2012-05-27/0-pasion-anima-videojuegos.htm ). Aprender no está de más y no me parece mal que se siga participando de formaciones. Si tuviese más tiempo lo haría. No diré nada de proyectos que se alargan en el tiempo porque también he pasado por eso aunque en mi caso sea algo que no llegaría a empresa.

    Es justo criticar y cuando no se hacen las cosas bien pero tenemos la mala costumbre de no decir nombres en público, bien por temor a no incluirlos a todos, bien por ser casi políticamente correctos. Y ahí veo el fallo. Te leo y me gustaría saber quiénes son. Igual que me gustaría que esas personas que están trabajando en la “sombra”, fuera del País de Nunca Jamás que compartiesen más. A ello me dedico en mi tiempo libre, sin hipotecas, de forma abierta y buscando conectar. De verdad que me gustaría conocer a más y que se animasen a compartir su experiencia. Para mí es un objetivo-no-superado continuo. Siempre hay alguien más que tiene algo que compartir y que otros pueden aprender con ello. ¡Vivimos en el mismo entorno, tendremos dificultades en común! Ahí es dónde está la clave. Como bien dices el hito es algo fugaz, como un orgasmo que está muy bien, pero solo es ese instante y las facturas tienen la startupil costumbre de ser recurrentes.

    Te acepto la crítica de los que se exponen continuamente en un tierno sol, pero voy un paso más allá de ella y también hay que pensar que pueden hacer los que trabajan al otro lado de la puerta, dónde suceden las cosas y no comparten su experiencia. Quizás sea que no siempre se encuentran al otro lado alguien que intenta los objetivos que persigo.

    PD: De tan largo que ha salido que lo meteré en mi abandonado blog.

  3. Hola Francisco.
    Gracias por tu comentario-post, te lo consideraré como post invitado ;)
    Es cierto que una startup no es exactamente lo mismo que una empresa, pero también es cierto que no todo el emprendimiento está basado en startups. De hecho, son minoría. Y esto también convendría recordarlo más a menudo.
    En cualquier caso, la búsqueda de clientes ha de ser fundamental. Sin clientes no hay negocio. Eso es así. Por esto, cuestiono el dedicar más tiempo a formación y eventos que a buscar clientes, aunque reconozco, por supuesto, la importancia de formarse, hacer contactos y conocer y dar a conocer los proyectos. Pero cuando ésa es tu actividad principal durante mucho tiempo, es que algo no va bien. No puedes estar toda la vida aprendiendo a pescar sin subirte a una barca.
    No soy periodista. Escribo en un blog personal, artículos en los que transmito mi opinión (más o menos acertada), basada en mi experiencia. No veo el interés de señalar con nombre y apellidos a aquellas personas que creo que no lo hacen bien o que podrían hacerlo mejor. No soy quién para juzgarles. Muestro la situación en su conjunto, pero sin personalizar en ningún caso concreto. Siempre he defendido que el halago se hace en público y la crítica en privado. También debe ser así en las empresas con los empleados. Y no es cuestión de si es políticamente correcto o incorrecto. Simplemente, creo que no es constructivo el escarnio público.
    En cualquier caso, reitero el agradecimiento por tu reflexión, de la que también aprendo cosas, como intento hacer con todo.
    Y no me des mucha caña en esa nueva entrada en tu blog ;)
    Saludos

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: