El emprendedor ‘madurito’

El emprendedor ‘madurito’-mprende.es

Si nos fijamos en las informaciones sobre emprendedores que publican los medios o las declaraciones de los representantes de las administraciones públicas, o las campañas institucionales de apoyo al emprendimiento, etc., podemos “deducir”, si no supiéramos nada más, que el perfil del emprendedor medio en España es una persona joven, que acaba de terminar sus estudios y que decide montar una empresa (casi siempre una startup) con un par de compañeros. Sin experiencia, con financiación de los llamados “FFF” (Friends, Family and Fools) y con ganas de lanzarse a la aventura.

Contrastando este hecho con informes como el Global Entrepreneurship Monitor (GEM), podemos observar cómo el perfil del emprendedor en fase inicial en España, según el último informe, es de un varón de 39 años, su nivel de estudios es de formación superior y la inversión con fondos propios ha supuesto casi el 70% de la inversión de su proyecto. Además, las personas de entre 35-44 años muestran una mayor propensión a emprender que las de otras edades. Esto sugiere, y  así lo explica el Informe GEM España 2013, que se trata de personas con cierta experiencia previa anterior a lanzarse a emprender.
Leer más de esta entrada

Si quieres emprender, emprende. 10 reflexiones

Si quieres emprender, emprende. 10 reflexiones¿Existe una burbuja emprendedora, como muchos apuntan? ¿Es el autoempleo la salida, casi única como dicen algunos, a la dramática situación de desempleo que estamos viviendo?
Cada vez oigo a más expertos fomentar el emprendimiento a diestro y siniestro, para que todos los desempleados se lancen a emprender. Sigo pensando que la alternativa al desempleo NO es emprender, la alternativa al desempleo es el empleo, emprender es otra cosa. Pero también estoy convencido de que sí hay muchas personas que están preparadas, profesional y personalmente y que están dispuestas a lanzarse a la aventura de emprender. Para todas esas personas, me permito compartir 10 reflexiones, que no pretenden componer un decálogo y que dejan muchas cuestiones en el tintero digital: Leer más de esta entrada

Cuando lo mejor es no buscar al mejor

En mi experiencia de hace algún tiempo preseleccionando personal para trabajar en empresas privadas tuve la inmensa suerte de encontrarme con casi de todo. Mi vocación de aprender de cualquier situación me mantuvo en alerta y con la ilusión del primer día incluso ante casos que invitaban a la frustración. No por no encontrar personas adecuadas a los perfiles demandados (que también pasaba) sino por las dificultades para que algunas empresas contrataran a personas perfectamente válidas para los puestos ofertados, a pesar de enviarles a gran cantidad de candidatos. Tenían expectativas superiores a su definición de perfil del puesto. Leer más de esta entrada

Experiencia de usar y tirar

Viendo estadísticas demográficas de España, que siguen evidenciando el envejecimiento de la población, me vino a la mente una idea ya antigua, pero recurrente para mí. Con todo el tiempo y esfuerzo que nos supone adquirir conocimientos y experiencia, ¿por qué los desperdiciamos cuando los tenemos?.

En términos de sociedad, se hacen grandes esfuerzos, se dedican grandes presupuestos a educación, formación reglada, cursos formativos, etc. para dotar a la sociedad de personas cada vez mejor preparadas profesionalmente. A su vez, los trabajadores, por cuenta ajena o propia, van acumulando a lo largo de su vida profesional una experiencia impagable. Desde el punto de vista personal también. Leer más de esta entrada

Cuando eres tan experto que no sabes nada más…

Ante la gran competencia existente entre personas con gran cualificación en el mercado de trabajo, los profesionales de RRHH recomiendan especializarse, focalizar la estrategia formativa y profesional hacia una disciplina o área de conocimiento concreta.
También recomiendan que seamos expertos en lo que hacemos. Debemos conocer mejor que nadie nuestro campo de actuación.
Esto se consigue con formación específica y mucho esfuerzo y motivación. La experiencia también ayuda y mucho. Leer más de esta entrada

Sembrar espíritu emprendedor

La coyuntura económica y social que estamos sufriendo está produciendo situaciones antes poco frecuentes. La sociedad está demandando soluciones a las Administraciones de forma cada vez más enérgica. La cantidad de personas que han perdido su empleo y la precariedad laboral de los que lo mantienen están alcanzando límites insospechados hace unos años.
En estas circunstancias son muchas (cada vez más) la miradas puestas en la creación de empresas como salida, casi única y desesperada, a un panorama desalentador. Leer más de esta entrada

Con la excusa de la #crisis… Subempleo

Con la excusa de la crisisEn los últimos años el nivel de formación de los trabajadores ha experimentado un gran crecimiento. Este dato es muy positivo para el conjunto de la sociedad. Hablamos de una sociedad mejor formada. Sin embargo, también significa mayor competencia a la hora de acceder a un puesto de trabajo, y más ahora, en los tiempos que corren.

Este es el escenario actual, muchos demandantes de empleo con alta cualificación y pocos puestos de trabajo adecuados a su valía. Resultado: “España es el país con más trabajadores sobrecualificados de Europa. El 31% de los trabajadores dispone de una formación superior a la requerida para su puesto“. Además el estudio citado en el artículo, indicaba que “el 70% de los jóvenes sobrecualificados continuará en esa misma situación en su siguiente empleo y sólo un 29% conseguirá un trabajo adecuado a su preparación inmediatamente después“. Leer más de esta entrada

La alternativa al desempleo NO es emprender

Escuchamos hasta la saciedad a prácticamente todas las formaciones políticas proponer, como receta mágica para crear empleo, medidas para hacer que las personas en situación de desempleo se lancen a montar un negocio, ya sea como empresarios individuales (autónomos) o creando una empresa. Además, como las Pymes son las mayores generadoras de empleo, pues matamos dos pájaros de un tiro: reducimos desempleados (que ahora serán empresarios) y creamos nuevos empleos. Redondo.

En este sentido, se ofrece toda una batería de propuestas encaminadas a facilitar que la actualmente ardua tarea de crear una empresa en España sea más sencilla, eficiente y rápida. Sin entrar en debates políticos, muchas de estas ideas, bastantes al decir verdad, me parecen acertadas: reducción de la burocracia, exenciones fiscales a autónomos y empresas incipientes, facilitar el crédito a pymes y autónomos, no pagar IVA/IGIC por las facturas que aún no han sido cobradas, etc. Todo esto está muy bien.

Hay que apoyar a las nuevas iniciativas empresariales, hay que favorecer el emprendimiento. Sí, pero ni todos valen, ni todos pueden, ni todos quieren. Leer más de esta entrada

Si se aprende de los fracasos, ¿por qué sólo estudiamos los éxitos?

Es muy habitual encontrar en la programación de cursos y charlas sobre emprendeduría y creación de empresas algún tema o caso de estudio que analice la evolución de un proyecto de éxito (o varios). Nos dicen: “Veamos cómo lo han hecho estas empresas para aprender de ellas y copiar/reproducir su metodología, su forma de hacer las cosas…” De hecho, se suelen llamar “Casos de éxito”.

Sí, hay que aprender de los mejores, de los que lo hacen bien, de los que tienen éxito. Además, es agradable y muy motivador comprobar que hay proyectos interesantes que han logrado desarrollarse y abrirse un hueco en su mercado con éxito. Interesa y mucho conocer cómo lo han hecho para aprender e incorporar alguna técnica o experiencia a nuestro proyecto. Leer más de esta entrada

Productividad: ¿tiranos contra gandules?

personas ejecutivas trabajando sobre una mesa con documentos

Imagen: photostock / FreeDigitalPhotos.net

¿Por qué al debatir sobre productividad (eterno debate en este país) siempre hacemos dos grupos, empresarios y trabajadores, y los enfrentamos derrochando argumentos para culpar a unos u a otros?
¿Por qué los empresarios son los pobres sacrificados que deben cargar con trabajadores “gandules” y “escaqueados“…? o ¿por qué los pobres trabajadores deben sufrir la tiranía del “déspota empresario” que sólo vela por sus intereses económicos a costa de los sufridos empleados? Seguir leyendo…

A %d blogueros les gusta esto: