En Internet: protégete, protégelos

En Internet: protégete, protégelos - mprende.esEl pasado viernes 17 se celebró en todo el mundo el Día de Internet, que pretende “dar a conocer las posibilidades de las nuevas tecnologías para mejorar el nivel de vida de los pueblos y de sus ciudadanos”. Coincidiendo con esta efeméride, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) publicó una serie de recomendaciones para fomentar una cultura de protección de los datos personales en la Red, de forma que se tenga plena consciencia de los riesgos que pueden desprenderse del mal uso de Internet. Es muy importante, además, que los padres o tutores se impliquen de forma activa en el uso de las nuevas tecnologías que hacen los menores.

A continuación resumo, interpreto y añado en algunos casos, las recomendaciones, siendo consciente de que todos, absolutamente todos, nos saltamos muchas de ellas.

Utiliza tu instinto y el sentido común. Ante la duda, no te arriesgues.

Al navegar por Internet

  • Utiliza la función de “navegación privada” en los navegadores siempre que sea posible.
  • Borra con regularidad las cookies, los archivos temporales de Internet y el historial de navegación.
  • Cierra las sesiones personales en cuentas de correo, áreas de cliente, etc, al finalizar utilizando el botón de “cerrar sesión”. En caso contrario, un tercero que utilice el ordenador podría entrar en tu sesión.
  • Configura adecuadamente las preferencias de privacidad de los navegadores y otras aplicaciones que acceden a Internet.
  • Cuidado con las toolbar o barras de herramientas de algunos buscadores, antivirus, etc., que también almacenan tus preferencias de navegación.
  • No utilices tu nombre real para configurar el ordenador, aplicaciones, móviles y otros servicios de Internet si no es realmente necesario.
  • Precaución si la webcam está encendida. Fíjate bien lo que estás mostrando.
  • No publiques en Internet documentos o fotos sin eliminar los metadatos que contienen. Pueden aportar información a terceras personas, como por ejemplo la localización.
  • En Internet no todo el mundo es quien dice ser. Si cuando solicitan tus datos no dicen para qué los van a usar, o no entiendes lo que dicen, no des tus datos.
  • Sé prudente al conectarte a redes WiFi abiertas.
  • Lee las Políticas de Privacidad y condiciones de uso de los servicios o al contratar un producto, especialmente en lo referido a la baja y cancelación de datos.

Redes sociales

  • Las redes sociales son una importante fuente para la obtención de información sobre las personas. Garantiza la seguridad de tu información mediante una configuración adecuada de su perfil y utilizando contraseñas adecuadas. Ten presente que los buscadores pueden permitir a terceros obtener la información pública de los perfiles.
  • No grabes ni publiques imágenes o vídeos sin el consentimiento de las personas afectadas. Respeta sus derechos y sé consciente de tu responsabilidad, personal y jurídica. Antes de enviar o compartir una foto en redes sociales asegúrate de que no va a suponer un problema para nadie, ni ahora ni en el futuro.
  • No publiques en los perfiles de las redes sociales excesiva información personal.

Dispositivos móviles y aplicaciones

  • En los dispositivos móviles, como smartphones y tabletas, activa la protección, mediante claves, de toda la información que contienen. Evitará que otras personas puedan acceder al contenido en caso de descuido, robo o pérdida.
  • Antes de instalar una aplicación móvil, presta especial atención al tipo de datos que puede recoger ésta del terminal, qué uso hará el desarrollador de esa información y durante cuánto tiempo la almacenará. Ten en cuenta también si esa información puede ser cedida a terceros.
  • Apaga el bluetooth cuando no sea necesario.
  • No configures el dispositivo con tu nombre u otra información personal.
  • Ten especial cuidado al publicar información relativa a los lugares en los que tú u otras personas se encuentran. Utiliza la función de geolocalización sólo cuando sea necesaria y no implique riesgos.

Debe haber un equilibrio entre
la experiencia de usuario y la privacidad

Correo electrónico

  • Utiliza una segunda cuenta de correo para acceder a servicios con interés temporal o comercial.
  • Configura el programa de correo para que no muestre por defecto los correos entrantes, la vista previa.
  • No abras correos electrónicos dudosos y no descargues las imágenes de los correos por defecto.
  • Cuando envíes mensajes de correo a múltiples destinatarios, utiliza siempre el campo “Con Copia Oculta (CCO)”.
  • Desactiva la opción que envía al remitente un acuse de recibo de los mensajes cuando son leídos. No es conveniente contestar al spam.

Servicios de mensajería

  • Estos servicios dan información adicional a terceros de tus últimas comunicaciones: tus contactos pueden saber a qué hora te conectaste por última vez. También en Whatsapp.
  • Los chats y otros servicios similares dejan un fichero de log de las conversaciones realizadas. Es recomendable borrarlo periódicamente o configurarlo de una manera adecuada.
  • Evita utilizar servicios que envían mensajes sin cifrar.

Comercio electrónico

  • Cuando intercambies datos personales, asegúrate de que es una conexión segura (tipo https). Desconfía de los correos electrónicos que informan de cambios en las políticas de seguridad y solicitan datos personales y claves de acceso. Cuidado con los enlaces enviados por correo electrónico.
  • El mejor procedimiento para acreditar nuestra identidad ante un portal de administración, comercio o banca electrónica es utilizar certificados digitales. Además, son gratuitos.
  • Desconfía de correos escritos en un idioma distinto al habitual en las comunicaciones con tu entidad bancaria o proveedor.
  • Ten siempre tu equipo protegido por antivirus y/o cortafuegos.
  • Verifica los certificados de autenticidad de las páginas web.
  • Recuerda que puedes utilizar tarjetas de crédito para uso específico de Internet. O servicios de prepago.

Claves personales

  • Es recomendable actualizar las claves periódicamente.
  • No emplees las mismas claves para acceder a servicios bancarios o sensibles que para acceder a servicios de menor importancia.
  • No utilices la opción de guardar contraseñas por defecto.

Y la última que propongo yo y que considero la más importante, utiliza tu instinto y el sentido común. Ante la duda, no te arriesgues.
En cualquier caso, creo que debe haber un equilibrio entre la experiencia de usuario y la privacidad, debes decidir en qué proporción te sitúas en cada caso.

Si te pareció interesante, no dudes en compartirlo, puede que a otros también se lo parezca. Te invito a suscribirte al blog por email, estarás informado de la publicación de los artículos al momento. Y, por supuesto, no cederé tu dirección a nadie ni enviaré spam.

Saludos,
Sergio

Imagen: montaje propio basado en fotos de Freepik.es

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: